Estilo de Vida
Leave a comment

Usa tu Membresía de Club Caribe y ¡Escápate del Invierno!

A medida que el acogedor y cálido sentimiento de las festividades se desvanece y el frío del invierno se establece, es natural sentir anhelo por los signos más brillantes de la primavera. Al principio, el espíritu navideño nos mantiene vigentes, pero cuando los árboles de Navidad desaparecen y las velas se apagan, nos quedamos con los ríos de lodo fangoso y las mejillas congeladas, para acordarnos de los días fríos de invierno que aún nos quedan por delante.

Por desgracia, en los Estados Unidos y Canadá las temperaturas heladas se alargan y los calurosos días de verano parecen ser sólo un recuerdo lejano. Por ésta y muchas otras razones, cientos de miles de norteamericanos, privados de los rayos UV, sueñan con irse hacía el sur, al tropical  Cancún, en busca de calor y el sol de unas vacaciones en México.

En Cancún los visitantes intercambian su depresión estacional por noches de júbilo en la avenida principal y eufóricos días bajo el sol dorado. Imagina por un momento que en vez de tapar tu cabeza con el cobertor cada mañana, temiendo el inicio de otro día obscuro, pudieras despertar con el calor de los rayos del sol que atraviesan la ventana. En lugar de palear nieve que llega hasta las rodillas, haciendo camino a tu coche congelado, pudieras enterrar tus pies en la suave y cálida arena blanca de las playas infinitas que se extienden a lo largo de la costa del Caribe. Y en vez de escuchar el sonido de hielo que se rompe bajo tus pies, pudieras quedarte dormido al ritmo de las olas rompiendo suavemente bajo tu balcón. ¿No estás contento de tener tu membresía del Club Caribe?

Durante tu visita a esta tierra de ensueño tropical, uno no puede dejar de notar las sonrisas relucientes en los rostros de la gente local y los espíritus entusiastas de otras personas como tú, que han convertido a Cancún en su hogar lejos de casa. No es casualidad que a la gente que vive bajo la constante bendición del sol se le considere entre los más felices del mundo. No es posible estar amargado cuando se extienden ante ti las inmensas aguas azul turquesa y las palmeras se mecen a lo largo del horizonte.

Sin lugar a dudas, las cualidades de rejuvenecimiento de la vida en los trópicos harán maravillas en tu alma y el clima desagradable no parecerá tan malo, cuando se opta por disfrutar unas vacaciones plenas de sol.

Comments

comments