Estilo de Vida
Leave a comment

Celebrando el día más corto del año

Para la mayoría, la llegada del Solsticio de Invierno el 21 de diciembre, el día más corto y oscuro del año, tiene poco para celebrar; con excepción tal vez de que ya vienen los días festivos y los propósitos de Año Nuevo… de ahí en fuera, parecería que no hay mucho que esperar; sólo un tiempo más frío y reducidas horas de luz. Sin embargo para algunos el Solsticio de Invierno marca un tiempo de renovación y un período en el calendario que merece reconocimiento y honor.

El calendario maya y el Solsticio de Invierno

Para los antiguos mayas el Solsticio de Invierno, cuya fecha varía cada año entre el 20 y el 23 de diciembre, representa el comienzo de un futuro más brillante y más cálido. Siendo una cultura que estudió los movimientos del sol y las constelaciones con gran precisión, los mayas sabían que el solsticio de invierno era el final de un ciclo y a partir de ese momento los días sólo podían ser más largos y la temperatura subir nuevamente.

Asimismo es la época del año en que el sol aparece como si se hubiera dado un descanso en su procesión por el horizonte, estableciéndose en el mismo lugar durante tres días antes de moverse en dirección opuesta. Por estas razones, entre otras, los mayas celebraban ambos, tanto el solsticio de invierno como el de verano, así como los equinoccios, por eso emprendieron la construcción de templos donde la salida y la puesta del sol podían ser observadas por razones científicas y espirituales.
Magia maya para los visitantes de Club Caribe

La costa caribeña de México está adornada por numerosas y majestuosas ruinas mayas. A sólo cinco minutos de Villa del Palmar Cancún se encuentra la zona arqueológica de El Meco, pequeño pero encantador ejemplo de arquitectura maya. Si nos visitas estas vacaciones, es posible que quieras ir a las ruinas el 21 de diciembre, cuando una serie de cánticos y un espacio de meditación tengan lugar, para dar la bienvenida al astro rey en el solsticio de invierno.

Para los huéspedes de Club Caribe que están dispuestos a viajar un poco más, Chichén Itzá está ubicado a aproximadamente hora y media de Villa del Palmar Cancún y es uno de los sitios mayas más visitados por los turistas cada año. Este lugar especial fue definido como “uno de los mejores lugares para ver y celebrar el Solsticio de Invierno” según la revista Smithsonian.

Este antiguo lugar, herencia de la civilización maya, es el hogar del Templo de Kukulcán, una pirámide construida entre los años 300 y 450 AC. En conjunto, la ubicación del sol y el posicionamiento preciso del templo crean lugares mágicos cada año, tanto en los solsticios como en los equinoccios. El 21 de diciembre, cuando sale el sol, nuestra estrella parece envolver uno de los lados de la pirámide antes de completar su recorrido por el cielo de invierno.

Este y otros momentos mágicos en el calendario maya han ganado recientemente una enorme fama, debido a la creencia de que los mayas predijeron el fin del mundo en el solsticio de invierno del 2012. Afortunadamente, lo que el calendario maya marca era sólo el fin de un ciclo y el comienzo de una nueva era para la raza humana. Al igual que el comienzo del nuevo año, los mayas celebraban este acontecimiento y lo vieron como el comienzo de un futuro más brillante.

A lo largo de la Riviera Maya, los sacerdotes mayas aún prenden incienso y ofrecen oraciones en honor del Solsticio de Invierno. Visitar la región durante este tiempo puede ser a la vez educativo y emocionante, y para aquellos que se encuentren en la zona el 21 de diciembre, será sin duda una celebración que no querrán perderse, porque no la olvidarán.

Comments

comments