Destinos
Leave a comment

Chichén Itzá: Centro del Mundo Mesoamericano

Chichen-Itzá: Center of the Mesoamerican World

Las ruinas de la ciudad precolombina de nombre Chichén Itzá, la cual posee cientos de años, se ha unido en el 2007 a la lista, junto con el Taj Mahal y la Gran Muralla de China, de las “Las 7 Nuevas Maravillas del Mundo” creada por la UNESCO.

Ubicadas fuera de la ciudad de Mérida, en la península de Yucatán, las instalaciones en Chichén Itzá se construyeron entre los siglos 6 y 13, y representan uno de los sitios arqueológicos más reconocidos y visitados con mayor frecuencia en la nación. Varios pueblos forman parte de la historia y el legado de Chichén Itzá, incluidos los toltecas y los mayas.

Como resultado, las ruinas son un tapiz de la cultura mesoamericana, con monumentos de piedra y obras artísticas que sobreviven y ofrecen una percepción de las visiones evolutivas del mundo de cada civilización, así como del inframundo. Juntos, crean una narrativa de las técnicas de construcción y temas estéticos empleados durante casi mil años.

La ciudad en su conjunto fue alguna vez una de las ciudades más grandes en el dominio maya, y probablemente fue una de las legendarias tolianas a las que se hace referencia en la literatura mesoamericana posterior. Tenía una población muy diversa, contribuyendo a la gran variedad de estilos arquitectónicos que le dan a la región su atractivo único. Por estas razones, cada año Chichén Itzá recibe a más de 2.5 millones de curiosos viajeros para descubrir las maravillas ocultas de un mundo perdido.

Chichén Itzá, la que en su momento fue la capital de un amplio territorio de la península, ofrece una visión muy detallada de los patrones migratorios que ayudaron a definir el período precolombino. Algunos de los edificios más famosos que han perdurado a través del tiempo incluyen el Templo de los Guerreros, el observatorio astrológico conocido como El Caracol y, por supuesto, El Castillo, una pirámide escalonada construida por los mayas yucatecos para honrar a la deidad Kukulcán.

Una verdadera hazaña de ingeniería, la Pirámide de Kukulcán mide exactamente 24 metros de altura desde su base hasta la plataforma superior, y es un logro supremo de la cultura. La característica más célebre de este gran templo es la interacción cuidadosamente calibrada entre la luz y la sombra que marca los equinoccios estacionales, y el sol naciente crea triángulos iluminados que descienden lentamente hacia la cabeza de la serpiente que rinde homenaje al dios de la serpiente emplumada.

Si bien el turismo en Chichén Itzá ha sido un hecho recurrente por menos de un siglo, hoy en día el sitio se beneficia de esfuerzos sin precedentes para preservarlo por su profundo significado histórico. Abierto al público los 365 días del año, las ruinas de Chichén Itzá ofrecen la oportunidad de asomarse a las raíces de México y desarrollar una mayor apreciación del patrimonio universal de la humanidad.

Comments

comments